RCD / RCDEPORTIVO / HISTORIA / AÑOS 40

DEL PRIMER ASCENSO AL SUBCAMPEONATO

Con el fin del conflicto bélico “nació” otro Dépor. Acuña y Chacho eran dos líderes para un equipo que en la Temporada 1939-40 conquistó un nuevo cetro gallego y se proclamó campeón del Grupo I de la Segunda División. En la liguilla de ascenso, el triple empate final con Murcia y Cádiz llevó a Primera a los pimentoneros y mandó a los herculinos a una promoción a partido único con el Celta. Los vigueses mantuvieron su plaza en Primera merced a una victoria por la mínima.

Fue la Temporada 1940-1941 en la que llegó el ansiado ascenso a Primera División, tras ganar la promoción, precisamente al Murcia, por 2-1. El equipo estaba formado por Acuña; Novo, Pedrito; Muntané, Molaza, Reboredo; Breijo, Guimeráns, Elícegui, Chacho y Chao, bajo la dirección del técnico Hilario Marrero. Cada jugador del Deportivo recibió por el ascenso 2.000 pesetas, recaudadas mediante suscripciones públicas por la débil economía del Club.

El alto nivel que iba alcanzando el equipo planteaba la necesidad de otro escenario y así, en 1944, se inauguró el nuevo Estadio de Riazor, situado en el mismo enclave que el actual, a solo unos metros de dónde se encontraba el antiguo Parque de Riazor.

Pese a vivir dos descensos a Segunda, en 1945 y 1947, no tardaría en llegar uno de los mayores éxitos en la historia del Club. Cinco años después de la inauguración de Riazor, el RC Deportivo alcanzó el subcampeonato de Liga en la Temporada 1949-1950. Presidía la sociedad Daniel Chaver Gómez y el técnico, el argentino Alejandro Scopelli, dirigía un conjunto tipo integrado por Acuña; Pedrito, Ponte; Botana, Juanete, Guimeráns; Tino, Dieste, Ponce, Moll y Rafael Franco.

El equipo había sido campeón durante cuatro minutos en la última jornada, los que mediaron entre el gol que adelantó al Valencia en el Metropolitano, obra de Igoa, y el empate del Atlético de Madrid, logrado por Ben Barek, cuando el Deportivo ya ganaba en San Mamés merced a un madrugador tanto de Rafael Franco. Los empates finales en ambos partidos dieron el título al equipo “colchonero”.