RCD / NOTICIAS

Amarga despedida de la Copa del Rey (0-3)

  El RC Deportivo se despidió de la Copa del Rey 2015-16 tras perder en Riazor ante un Mirandés que puso toda la carne en el asador y, gracias a tres goles, dos de ellos calcados, estará el próximo viernes en el sorteo de los cuartos de final.

12/01/2016 22:59

Víctor Sánchez del Amo apostó en el torneo del KO, una vez más, por las rotaciones. Esta vez quedaron fuera de la convocatoria habituales en La Liga como Juanfran, Sidnei, Fayçal o Jonathan Rodríguez. Lucas, Álex Bergantiños y Luis Alberto esperaron turno en el banquillo. En el césped, dos cambios con respecto al once del encuentro de ida en Anduva. Manuel Pablo y Jonathan Rodríguez dejaron su sitio a Cardoso y Fede Cartabia.
 
Comenzó tan frío el partido como el de la anterior eliminatoria ante el Llagostera. En el primer cuarto de encuentro se produjeron escasas acciones dignas de mención. Al cumplirse el minuto 5, Fede Cartabia metió un balón al área pequeña del Mirandés, que Raúl Fernández detuvo con seguridad. Diez minutos más tarde, una pérdida de balón, tras chocar Pedro Mosquera y Jonás Gutiérrez entre ellos, provocó una contra del equipo burgalés, con un servicio envenenado de Álex García desde la izquierda al que no pudieron llegar por poco ni Róber ni Sangalli. Dos minutos más tarde, Laure remató forzado en el segundo palo un centro pasado de Cardoso. El testarazo del hoy capitán deportivista se fue por encima del travesaño.
 
Las imprecisiones fueron una constante con el paso de los minutos. Ningún equipo era capaz de encadenar posesiones medianamente largas. El encuentro era dominado por el “centrocampismo”, con lo que apenas se produjeron llegadas a una u otra portería durante un largo tramo. Hasta que en el minuto 34, Manu Fernández tuvo que salir a los pies de Néstor Salinas tras buena jugada del delantero del conjunto burgalés con su compañero Abdón Prats.
 
En el minuto 40, se adelantó el Club Deportivo Mirandés. Sangalli se internó por la derecha, con mucho espacio después de una buena triangulación del mediocampo burgalés y sirvió el balón raso al borde del área para la llegada de Provencio. Su disparo al primer toque, a pierna cambiada, se fue abriendo hacia el poste contrario, por lo que Manu no fue capaz de llegar pese a su estirada.
 
Con la victoria visitante se llegó al tiempo de descanso. Víctor buscó revulsivos con prontitud y dio entrada a Luis Alberto en lugar de Cardoso y a Álex Bergantiños por Juan Domínguez en el arranque del segundo período.
 
Pese a un atisbo de mejoría en el juego, las opciones deportivistas comenzaron a desvanecerse con el segundo tanto del Mirandés, a los nueve minutos de la segunda parte. Abdón Prats lanzó una falta lateral muy cerrada a la que intentó llegar Álex Ortiz. El capitán visitante no llegó a tocar el balón, pero el mismo se introdujo en la portería deportivista pegado al poste derecho.
 
El Deportivo necesitaba tres goles para clasificarse. Víctor agotó el cupo de sustituciones al dar entrada a Lucas, con lo que el equipo blanquiazul pasó a desplegarse en un dibujo 4-4-2, con Luis Alberto en el extremo izquierdo y el goleador coruñés acompañando arriba a Oriol Riera. Con Lucas en el campo, durante la última media hora coincidieron en el terreno de juego cuatro jugadores nacidos en la capital herculina, hecho que para ver repetido en partido oficial hay que remontarse varias décadas atrás.
 
Justo al señalar el reloj el minuto 66, Sangalli tuvo en sus botas la sentencia. El extremo derecho empalmó mal, completamente solo en el segundo palo, una volea tras un centro desde la banda contraria. Inmediatamente, Fede Cartabia disfrutó de la mejor ocasión deportivista. Tras una triangulación entre Lucas y Álex Bergantiños, el de La Sagrada dejó solo al argentino en el área, pero el control se le fue excesivamente largo y el cancerbero visitante, aunque jugándose el tipo, pudo anticiparse a su llegada.
 
Si el Dépor no aprovechó su ocasión, sí lo hizo el Mirandés. A falta de un cuarto de hora para la conclusión, llegó la sentencia. Fue en una jugada calcada a la del primer tanto, con llegada de Sangalli por la derecha, servicio raso al centro y derechazo inapelable de Provencio.
 
Solo con ese tanto pareció despertar el conjunto coruñés, que instantes después estrelló un balón en la cruceta por medio de Álex Bergantiños. Fue un espejismo, pues el equipo que dirige Carlos Terrazas gozó en los últimos minutos de mejores ocasiones, casi siempre al contragolpe, para haber aumentado el marcador.
 
RC Deportivo: Manu, Laure, Lopo, Róber, Luisinho, Jonás (Lucas, min. 60), Juan Domínguez (Álex Bergantiños, min. 46), Pedro Mosquera, Fede Cartabia, Oriol Riera y Cardoso (Luis Alberto, min. 46).
 
CD Mirandés: Raúl Fernández, Carlos Moreno, Álex Ortiz, Javier Cantero, Eguaras (Kijera, min. 75), Carlos Lázaro (Rúper, min. 68), Provencio, Sangalli, Néstor (Ion Vélez, min. 72), Álex García y Abdón Prats.
 
Goles: 0-1 Provencio (min. 40); 0-2 Abdón Prats (min. 54); 0-3 Provencio (min. 70).
 
Árbitro: Hernández Hernández (c. de Las Palmas). Amonestó a Carlos Lázaro (min. 61), Lopo (min. 74) y Lucas (min. 82).
 
Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el Estadio de Riazor ante 11.693 espectadores.