RCD / NOTICIAS

#ANosaHistoria: 30 años del gol que salvó al Dépor

22/05/2018 11:21

El 22 de mayo de 1988, el Deportivo no conquista título alguno, ni siquiera logra un ascenso. Sin embargo, el deportivismo celebra como nunca un gol y una victoria que le concenden el derecho a seguir existiendo, a seguir viviendo en un mundo, el del fútbol, que lleva ya más de una década dándole la espalda, con una constante sucesión de decepciones, dramas y desgracias.

Tras la caída libre de los años 70 (descensos consecutivos a Segunda y Tercera), el descenso a Segunda B (1980), los ascensos a Primera perdidos por aquel arbitraje televisado de Pes Pérez ante el Burgos (1976), por aquel partido del Rayo (1983), por aquel penalti de Silvi en Oviedo (1986) y por aquel maldito invento del playoff (1987), el Deportivo se encuentra en una encrucijada de cara a la Temporada 1987-1988.

La deuda económica es una pesada losa para la directiva presidida por Andrés García Yáñez que, en una decisión controvertida para muchos y aplaudida por otros tantos, traspasa a la figura del equipo. José Luis Vara se va al Betis. Los sevillanos pagan 25 millones de pesetas por el genial volante esteirán. El Club acumula un negativo 20 veces mayor: unos 500 millones de pesetas.

Pese a la salida de José Luis, el equipo arranca bien la pretemporada. Los blanquiazules dan la talla en el XLII Trofeo Teresa Herrera ante dos equipos de primer nivel, el Sporting de Gijón, 4º clasificado en Primera División el curso anterior y clasificado para la Copa de la Uefa, y el Benfica, que viene de conquistar el doblete Liga-Copa en Portugal.

En la semifinal ante los asturianos, el Dépor vence por penaltis (4-2) tras el 1-1, resultado que se repite en la final, esta vez con desenlace desde el punto fatídico favorable a los portugueses (2-3), que se llevan la Torre de Hércules de plata. Arzubialde, defensa argentino fichado ese mismo verano, es elegido mejor jugador. Otro de los fichajes, Javier Sagarzazu, deja muy buenas sensaciones.

Solo una semana después, Sagarzazu se convierte en triste protagonista. El lateral derecho procedente de la Real Sociedad pierde la vida en el bus del equipo, camino de Carral para disputar un amistoso frente al Ourense. La noticia supone un mazazo casi definitivo para el club, para el vestuario. En definitiva, para el deportivismo, que se pregunta, atónito: "¿Qué más nos puede ocurrir?"

Con Eusebio Ríos en el banquillo, el equipo no acaba de arrancar. Aunque gana sus dos primeros partidos en casa, llega a la 6ª jornada en puestos de descenso a Segunda B. Tras la 7ª jornada, pese a derrotar al Hércules (1-0) en Riazor, Ríos es destituído. El técnico del Fabril, Luis Rodríguez Vaz, toma las riendas.

Vaz no es capaz de darle la vuelta al equipo. El balance con el técnico ourensano es desolador. Una sola victoria, por 1-0 ante el Rayo (lo que hubiese supuesto ese resultado solo cuatro años antes...) en 17 encuentros.

García Yáñez, en sus últimos días como presidente, lo confía todo a Arsenio Iglesias, que asume la dirección del primer equipo deportivista por tercera vez en su carrera. El 'Zorro de Arteixo' coge al equipo en la 18ª plaza, a 3 puntos de la salvación, tras la derrota ante el Recreativo de Huelva (4-1) que cuesta el cargo a Vaz.

Tampoco reacciona de inmediato el equipo con el tótem deportivista al mando. La nueva 'era Arsenio' arranca con dos empates y una derrota, que completan la, a día de hoy, peor racha histórica del Club: 17 jornadas consecutivas sin ganar. En la 28ª jornada se corta la sangría, con un contundente 3-0 al Tenerife. Con diez partidos por delante, los blanquiazules son penúltimos, aunque para nada están desahuciados, pues se encuentran a solo 2 puntos de los puestos de permanencia.

Pese a sumar dos victorias consecutivas, 2-1 ante el Figueres y 0-1 en Cartagena (único triunfo del curso lejos de Riazor), el Dépor se planta en la 32ª jornada en la penúltima plaza. A estas alturas parece claro que los 4 descensos saldrán de los últimos 5 clasificados: Granada, Hércules, Bilbao Athletic, Deportivo y Cartagena. Sólo se salvará uno.

"Un puntiño é un puntiño", decía Arsenio. Y efectivamente, punto a punto, el Deportivo mantiene las constantes vitales. Empata en casa ante el Lleida y cae en Madrid ante el Castilla, para posteriormente sumar cuatro igualadas consecutivas: en Riazor ante el Oviedo, en Elche, en casa frente al Málaga y en Burgos.

Con Cartagena y Granada ya convertidos en equipos de Segunda B a falta de 4 y 3 jornadas para el final, respectivamente, la pugna queda entre Dépor, Hércules y el filial bilbaíno.

El punto logrado ante un Málaga ya matemáticamente ascendido a Primera, en la 36ª jornada, adquiere tintes épicos. Los andaluces ganan 0-2 a un cuarto de hora de la conclusión. Vicente acorta distancias en el minuto 78. Gil logra el 2-2 definitivo en el minuto 95. Sin ese gol habría hecho falta un verdadero milagro en las dos últimas jornadas para evitar la caída a la tercera categoría.

Pese a que no hace falta un milagro en la jornada definitiva, el Deportivo tampoco lo tiene fácil, pues no depende de sí mismo. Para salvarse debe ganar al Racing de Santander y que el Bilbao Athletic pierda en Jerez. Por su parte, el Hércules debe ganar al Castellón en el José Rico Pérez y esperar que los 'cachorros' pierdan y el Dépor no gane. El posible triple empate (si pierde el Bilbao Athletic y ganan coruñeses y alicantinos) salva al Dépor, que suma 5 puntos en sus enfrentamientos directos, por 4 del conjunto herculano y 3 del filial rojiblanco.

Cabe reseñar que hay dos goles vitales para que el Deportivo no esté muerto antes de los últimos 90 minutos del campeonato y que a la postre resultan definitivos. Son los que valen la victoria en Riazor ante el Bilbao Athletic (1-0), obra del inglés Louie Donowa, y el empate en San Mamés (1-1), anotado por Silvi.

El llamamiento al deportivismo y los precios populares congregan a unos 10.000 aficionados en Riazor (12.000 según Mundo Deportivo, 9.000 según La Voz de Galicia), cuando la media de la temporada se sitúa en los 5.000 espectadores. La directiva, presidida ya por entonces de forma interina por Julio Meana, ofrece 200.000 pesetas a los jugadores en caso de lograr la permanencia. También se habla de un Racing de Santander primado por el Hércules con 4 millones de pesetas.

El Deportivo salta al césped con Jorge; Modesto, Portela, Blesa, Ramón; Cayetano, José Ramón, Aspiazu, Gil; Vicente y Donowa. El Racing de Santander, que viaja con nada menos que 7 bajas, forma con Alba; Mauri, Cantudo, Villita, Óscar; Ocenda, Juan Carlos, Aitor, Gabi; Víctor y Miro. En las filas cántabras juegan dos coruñeses: Mauri, exjugador deportivista, y Miro, que aunque nacido en Marineda y de sangre gallega se cría y forma en Santander. El catalán Sus Barluenga es el encargado de dirigir la contienda.

El partido comienza con 11 minutos de retraso sobre el horario previsto, las 6 de la tarde. Arsenio quiere saber qué ocurre en Jerez de la Frontera. Las cosas no empiezan bien para los deportivistas. José Ramón, lesionado, pide el cambio en el minuto 10. Fontana ocupa su lugar.

Por entonces, los santanderinos ya han demostrado que no vienen de paseo a Riazor. En el minuto 9, Víctor estrella en el poste un potente remate. A la media hora, los deportivistas empiezan a dominar con mayor intensidad, pero al descanso se llega con 0-0. Aunque con una alegría: el Xerez ya gana al Bilbao Athletic con un gol de Dieguito.

La segunda mitad comienza con un cabezazo de Fontana al poste. Con todo sentenciado en el estadio Domecq tras el segundo gol del Xerez, en un penalti transformado por el argentino Dante Sanabria, en Riazor los nervios y la actuación del meta visitante juegan una mala pasada tras otra. Ocasiones de Donowa, Fontana al saque de una falta, Vicente, Gil, sendos cabezazos de Portela... Se reclaman unas manos de Villita en el área y una pena máxima de Óscar sobre Hidalgo, que sustituye a Ramón en el minuto 63.

En el tiempo añadido, minuto 92, Aspiazu lanza un córner, el 17º para el equipo blanquiazul. Salta Fontana pero Javi le gana la partida. El balón cae rechazado a pies de Hidalgo, al borde del área, escorado hacia la derecha. 'Chuchi', con su bota izquierda, mete el balón hacia el área pequeña. Vicente, en posición correcta, corta su trayectoria. Lo controla, se lo acomoda a su pierna buena, dispara y por bajo supera a Alba. Es el éxtasis. Vicente corre hacia General. El goleador regala su camiseta a los aficionados. El Deportivo se queda con diez. Ya da igual, pues solo se juega un minuto más.

El Dépor se queda en Segunda, empatando a 31 puntos con el Bilbao Athletic. Gracias al golaveraje. Gracias a aquellos goles de Donowa y Silvi. Pero sobre todo, gracias al gol de Vicente, el agónico tanto que marcó un antes y un después en la historia del Club.

En este enlace puedes ver, a partir del minuto 1:18:54, un pequeño resumen del partido

El histórico gol de Vicente, las circunstancias que rodearon a aquel equipo y lo que significó posteriormente son diferentes aspectos que pretende plasmar 'Dépor 88'. Para poder desarrollarlo, Chiripa Producciones se encuentra inmersa en la búsqueda de financiación a través de una campaña de crowdfunding disponible en la plataforma de micromecenazgo Verkami.