RCD / NOTICIAS

#ANosaHistoria: El Fabril se estrenaba 'en Primera' hace hoy 40 años

24/11/2017 13:32

Una formación del Fabril 1977-1978: De pie, Oregui, Lito, José Luis, Juan Carlos, Barreiro y Castillo. Agachados: Varela Calviño, Lucho, Paco, Chicho y Amador.

El 24 de noviembre, tal día como hoy de 1977, hace exactamente 40 años, el Fabril se sentía como un equipo de Primera División, al disputar el encuentro de vuelta de la segunda ronda previa de la Copa del Rey en el estadio José Rico Pérez, en Alicante, frente al Hércules.

Son otros tiempos. Los conjuntos filiales juegan la Copa. El Fabril milita por primera vez en un lustro en la Tercera División, aunque es el primer año de existencia de una Segunda B dividida en solo 2 grupos, con lo que continúa en el cuarto escalón del fútbol español. Y el Hércules es uno de los clásicos de la máxima categoría, en la que cumple su cuarta campaña consecutiva (acabarían siendo ocho, desde 1974 hasta 1982).

La primera ronda empareja al Fabril, curiosamente, con un rival de reciente recuerdo, el Cacereño. Al igual que en la eliminatoria de ascenso a Segunda B de la pasada temporada, el filial deportivista se impone al conjunto extremeño: 1-0 en Riazor (gol de José Luis) y 1-1 en el Príncipe Felipe (gol de Castro).

El sorteo de la segunda ronda trae un duelo histórico. Por primera vez en su historia, en su tercera participación en el torneo del KO, el Fabril se va a medir en duelo oficial a un equipo de Primera División. Sus rivales anteriores habían sido Indautxu, Cacabelense, Mestalla (1969-1970), Candás y Avilés (1971-1972).

Es el Hércules de los argentinos. Del 'Pocho' Giuliano, de 'Cacho' Saccardi, del 'Perro' Castronovo, de Commisso, de Verde, de Charles, de Moyano. El Hércules del portero Deusto y de los longevos José Antonio, Baena y Aracil. Y del 'Tigre' Barrios. Es el 'Macho Hércules' que viene de vivir las tres mejores temporadas de su historia de la mano de, precisamente, un exentrenador del Fabril: Arsenio Iglesias.

Con la leyenda deportivista en el banquillo, los herculanos alcanzan la 5ª plaza en el curso 1974-1975, la 6ª en el 1975-1976 y la 13ª en el 1976-1977. Tras el adiós del arteixán, Felipe Mesones asume la dirección técnica del conjunto alicantino.

El Fabril viene de celebrar un esperadísimo ascenso a la Tercera División, que no cata desde 1972. Y de dar el relevo en el banquillo al joven ferrolano José López, tras la última temporada de Don Rodrigo García Vizoso impartiendo magisterio desde la banda.

El filial blanquiazul congrega aquella temporada a numeroso público en cada partido en Riazor. El juego vistoso que despliega el equipo es del agrado de la afición coruñesa. Comienza a despuntar José Luis y, a su lado, dirige el juego de ataque el chileno Guillermo Muñoz, que refuerza al filial tras recuperarse de la gravísima lesión de rodilla que le impide jugar con el primer equipo durante las dos campañas anteriores. Además, esa apuesta da resultados, pues en su retorno a la categoría, el Fabril acabaría el campeonato en una fenomenal 6ª posición.

El 16 de noviembre de 1977 se disputa el encuentro de ida, en Riazor, que presenta media entrada, afluencia similar a la de cualquier partido del primer equipo en esos tiempos. El Fabril salta al campo con Oregui; Varela Calviño, Lito, Chicho, Castillo; José Luis, Muñoz (Lucho), Juan Carlos (Lito II); Barreiro, Paco y Amador. El Hércules forma con Deusto; Commisso, Giuliano, Rivera, Quique; Baena, Saccardi (Aracil), Betzuen; Sancayetano, Juan y Verde. Imparte justicia De Sosa Martín, más conocido como Jacinto de Sosa años después, en su longeva faceta de comentarista arbitral en los carruseles radiofónicos.

El conjunto alicantino no da opción al Fabril, que cae por 0-3. Sancayetano bate en un tiro lejano a Oregui, en el minuto 19. En la segunda parte, Varela Calviño debe situarse bajo palos debido a la fractura nasal de Oregui cuando López ya había realizado los dos cambios. Quedan todavía 17 minutos para el final. Con el lateral de Carral en la portería y con diez jugadores, el Hércules sentencia por medio de Betzuen (min. 75) y Juan (min. 83).

Las crónicas hablan de un Fabril superior, que pone en pie al numeroso público que acude al estadio. Y también afirman que De Sosa Martín abandona Riazor abroncado y escoltado después de birlar dos penaltis a los coruñeses. "Setenta minutos estuvo el balón en nuestro poder. Creo que con suerte pudimos, incluso, haber ganado", sentencia José López.

El Fabril se desplaza a Alicante ya sin opciones de colarse en la tercera ronda. Los fabrilistas viajan, eso sí, a vivir una experiencia casi irrepetible.

El Rico Pérez acoge el encuentro de vuelta. A las 9 de la noche del jueves 24 de noviembre de 1977, tal día como hoy hace 40 años, el Fabril salta por vez primera en su historia a un estadio de Primera División con Joaquín; Lucho, Lito, Chicho, Castillo; José Luis, Lito II (Barallobre), Juan Carlos; Barreiro, Paco y Muñoz (Amador). Por el Hércules juegan Deusto; Commisso, Giuliano, Betzuen, Quique; Baena, Carcelén (Lattuada); Verde, Juan (Ferrer), Charles y Barrios. Otro clásico del arbitraje español, Lamo Castillo (mundialista en 1982), dirige el encuentro.

El 4-0 final (3-0 al descanso, con sendos dobletes de Juan y el 'Tigre' Barrios) es lo de menos dado el marcador de la ida y la vivencia para aquel grupo de jóvenes futbolistas. Un grupo que aquella noche se asoma a la élite del fútbol, y que, como recuerdan las crónicas, se gana los aplausos de los aficionados alicantinos por su buen juego, entrega e ilusión.

Sin embargo, de aquella plantilla solo José Luis Vara (10º máximo goleador de la historia del Dépor con 79 tantos) gozó de un recorrido importante en el profesionalismo. Varela Calviño fue un asiduo del primer equipo durante tres temporadas (36 partidos) hasta que cambió el fútbol por el atletismo. Paco jugó 25 encuentros y marcó 1 gol con el primer equipo. Chicho disputó un solo encuentro. Y Castillo (6 partidos oficiales con el Dépor) tuvo una brillante carrera como uno de los pioneros del fútbol sala en España.

Al año siguiente, el sorteo copero volvería a deparar un emparejamiento ante un equipo de Primera División, el Salamanca. Sin embargo, la primera vez del Fabril siempre será con el Hércules.