RCD / NOTICIAS

Borja Jiménez no percibe euforia en el grupo: "¿Que vas a celebrar ahora? Si es que no puedes celebrar nada"

24/09/2021 20:17

Borja Jiménez cree que Unionistas de Salamanca CF, rival del Deportivo este domingo 26 de septiembre en el Estadio Reina Sofía (12:00 horas, Footters), "es un equipo que ya el año pasado hizo las cosas muy bien. En su casa fue uno de los más fuertes. Este año ha comenzado muy bien también. Va a ser un partido muy difícil porque tienen muy claro a lo que juegan; tienen jugadores por dentro con capacidad de asociarse; tanto De la Nava como Espina son dos futbolistas con mucha experiencia en la categoría que se adaptan muy bien al perfil de juego que hace el equipo; tienen gente muy rápida por fuera; centrales con muchísima contundencia..."

No obstante, el técnico blanquiazul advierte que el Dépor saldrá "a intentar con nuestra idea ser como siempre un equipo muy reconocible, intentar ser dominadores e intentar ganar".

En cuanto al césped sintético del Estadio Reina Sofía, cuenta que "la mayoría de mis partidos en Segunda B o gran parte de ellos (en Valladolid, Izarra y en el Rápido de Bouzas) he jugado mucho en esa superficie. Tiene sus condicionantes, pero también es cierto que se da más relevancia a la que realmente tiene en el juego. Cuando yo he estado en ese tipo de superficies ha habido equipos que han sido muy superiores y que nos han ganado y a otros que hemos tenido la capacidad de ganarles. Tenemos aparte de esta salida otras dos más en superficie diferente a la que estamos habituados, pero no tiene que ser una excusa ni nos tiene que hacer jugar peor".

Eso sí, advierte que "el bote será diferente, que cueste un poquito más dominar el balón, pero bueno, al final hay que jugar nuestras armas e intentar ganar, independientemente de quien tengamos enfrente y de cual sea la superficie. Lo que sí que tengo muy claro es que va a ser un partido muy difícil porque nos enfrentamos el primero y el segundo en la clasificación y va a ser un partido igualado".

Preguntado por Ian Mackay, uno de los futbolistas sobresalientes en esta primera parte de la liga, comenta que "es un jugador más que contrastado tanto en esta categoría como el año pasado en Segunda A. Al final, tanto Alex como Ian Mackay son nuestros capitanes, gente que son de aquí, gente que conoce el Club. Ian ha apostado muy fuerte por estar aquí con nosotros. Son o serán de las personas más interesadas de que esto vaya bien por el arraigo que tienen con el Club, con la ciudad. En el día a día ellos ya nos hacen partícipes de lo que significa el Dépor. Para mí es muy importante que los capitanes tengan ese gen aparte de deportivista, ese gen competitivo y los dos lo tienen".

Asegura además que Mackay "está muy contento con el trabajo defensivo de todo el equipo. Valora mucho el esfuerzo que hacen los jugadores de primera línea de presión para que les lleguen menos veces, de los centrales del nivel de concentración que tienen... Esto consiste en que todos hagamos lo mejor posible nuestro trabajo. Ian en este caso ha iniciado bien la temporada. Tenemos a Pablo Brea y a Alberto que en el día a día le exigen muchísimo. Alberto Casal, el entrenador de porteros, les exige muchísimo a los tres y esa auto exigencia, esa competitividad que hay en todos los puestos les va a ayudar a estar a muy buen nivel en este caso en la portería".

También tuvo palabras de cariño para #ANOSAFORZA, que se va a desplazar a las gradas del Estadio Reina Sofía: ¿A la afición que más le podemos pedir? A mí me encantaría que siempre fueran 500, 600, 100, 50, 20 los que vayan independientemente de las posibilidades del desplazamiento. Hay algunos que para el aficionado es muy difícil, pero hemos ido a Tudela y había peñistas de ciudades cercanas. Ahora es un desplazamiento más cercano. Tenemos la posibilidad de que #ANOSAFORZA nos acompañe. Sentir el aliento de nuestra gente en cada desplazamiento es muy positivo. No nos carga además responsabilidad porque esa ya la tenemos por defender el escudo que tenemos en el pecho, pero sí que es verdad que contar con ellos, pues como digo siempre aquí en ABANCA-RIAZOR, cuando las cosas no vayan tan bien, ellos van a estar ahí apoyándonos. Lo único que tenemos que hacer es no defraudarles y dejarnos la vida. Con eso, como mínimo, el aficionado debe de estar contento. Vamos a intentar que a todos esos desplazados pues darles una alegría desde aquí. Desde aquí pedirles que tengan mucho cuidado en el viaje, que lo hagan lo mejor posible y que puedan disfrutar de una buena mañana de fútbol".

Sobre Celso Borges, que salió del Dépor esta misma semana, indicó que no le extraña que "haya salido como un caballero porque es lo que es. Cuando ha estado aquí con nosotros se ha portado muy bien. Es un profesional de los pies a la cabeza".

Insiste una y otra vez en ir día a día, semana a semana porque "en una competición tan larga como es la Liga regular de 38 semanas, arrancar bien es muy importante porque te hace coger confianza; te hace trabajar mejor; cuando ha habido tantos cambios, pues hace que todo parezca que está saliendo bien. Entonces arrancar bien es positivo, pero tenemos que tener los pies en el suelo. Si ganamos perfecto, pues será la quinta (consecutiva) y el lunes intentaremos buscar la sexta. Si perdemos, el lunes intentaremos cambiar esa dinámica y ganar el viernes en casa".

Por este motivo, no se fija en datos ni estadísticas: "Al final vamos a soltar al campo a 22 jugadores que lo que quieren es ganar para que su semana sea más cómoda, para tener buenas sensaciones y para ir consiguiendo pequeños objetivos". "Esto es larguísimo y hay que ir dando pequeños pasos, pero que sean muy firmes", concluye.

Afirma que en el vestuario no hay euforia porque "¿que vas a celebrar ahora? Si es que no puedes celebrar nada. Quedan tantísimos puntos en juego que no hay que celebrar nada. Yo soy muy consciente de que el camino va a ser largo, muy largo, de que va a haber semanas en donde las cosas no vayan tan bien como queremos y no voy a permitir que el vestuario por perder, lloren, ni ahora sean muy felices. Tampoco. Es centrarnos en el siguiente objetivo. Estos son 38 batallas, hemos ganado cuatro. Para conseguir el objetivo nos falta ganar muchísimas batallas más, así que hay que ir a por la siguiente, tener la mochila cargada de argumentos para poder ganar en Salamanca. No percibo esa euforia en el grupo. Nuestro día a día semanal consiste en que el jugador sepa que la semana siguiente puede entrar otro como afloje, que cada día de entrenamiento ellos están poniendo piedras para poder jugar, que cada momento del entrenamiento están siendo juzgados o valorados para decidir si juegan o no de inicio. Es mi manera de entender el manejo del grupo y entender las semanas: competir, apretar al máximo entre ellos, que los entrenos sean de la calidad que están siendo hasta ahora, que en alguna situación tengamos que pararles porque lleven un exceso de activación, que se aprieten entre ellos".

Más noticias de: BORJA JIMÉNEZ