RCD / NOTICIAS

Bóveda, que cree que el partido del Huesca "nos hace mucho daño", se queda con que el equipo "está cogiendo forma"

16/09/2019 21:30

Eneko Bóveda manifestó esta tarde en la sala de prensa de Abegondo que "sigo pensando que tenemos tiempo y mimbres. A partir de ahí ojalá no hagamos otro partido de esos (en referencia al del Huesca en El Alcoraz) nunca más".

Explica que "hay un día que nos hace mucho daño, que es el día del Huesca. Se tambalean los cimientos que se estaban creando desde pretemporada. Sin ser una pretemporada brillante, veía cierto crecimiento y margen de crecimiento. Ganamos el primer partido sin brillo pero ya nos gustaría ahora ese mismo partido. Y llega el partido del Huesca, en el que no nos presentamos. Hizo mucho daño al equipo. Salimos dañados y a partir de ahí, casi una vuelta a empezar. En esa vuelta a empezar, veo que el equipo no se está hundiendo aunque los resultados sean peores que las sensaciones. Ayer para mí era una prueba de fuego importante para ver el carácter y el corazón del equipo. Al final íbamos en una situación clasificatoria muy mala, a un campo en el que te encuentras con una intensidad muy buena de parte de ellos, la grada te aprieta y cosas de esas que a veces influyen. Nos ponemos por detrás en el marcador con mucho mérito de ellos, y el equipo no decae, compite, da la cara. Al final saca el empate. Sin dar por bueno el resultado, me quedo con eso, con que el equipo no se está desfigurando. Al revés, está cogiendo forma. Y en un partido que era peligroso, nos mantuvimos vivos".

Para acelerar el proceso de adaptación de las piezas, 5 de ellas llegadas el pasado 2 de septiembre con el cierre del mercado de fichajes, Eneko Bóveda, uno de los futbolistas con más experiencia del vestuario blanquiazul, pide "tener las orejas tiesas, escuchar mucho y obedecer mucho. En esas estamos. En el fútbol muchas veces un mal partido, un mal resultado supone un gran revés, más en equipos como el nuestro que tienen ambiciones importantes. Tengo una pena enorme, un disgusto desde el día del partido del Huesca, que nos hizo retroceder en algo que yo veía que podía crecer".

Se lamentó de que "llevamos muchos marcadores en contra que generalmente son las situaciones en los que la mayoría de entrenadores hacen más cambios. Ojalá los resultados sean mejores y se puedan consolidar ciertos mecanismos, ciertos patrones de juego, que lógicamente con marcadores a favor, con resultados a favor son mucho más fáciles porque todos estamos más contentos con lo que vemos".

Aunque confesó estar contento por haber recuperado ayer en Gijón la titularidad en el lateral derecho, reconoce que tiene una sensación "agridulce en todo, en el juego y en el resultado. Hay una sensación de euforia o liberación en el último minuto de partido, pero por otra parte queríamos ganar, y no pudo ser".

Preguntado por el VAR, que ayer fue decisivo en el penalti que supuso el gol de Aketxe, lo define el zaguero vasco como "una herramienta que al árbitro le deja tomarse su tiempo para tomar una decisión. Y si la toma con tiempo, con la formación que tienen ellos... Cada uno tenemos nuestra opinión, pero la voz más autorizada es la del árbitro".

Advierte en esta línea que "tenemos que asumir que el error cero no se puede conseguir. A partir de ahí, el VAR aporta en el sentido que despeja las dudas que pueda tener el árbitro. Personalmente cuando el árbitro va a pantalla, se me quitan las ganas de protestar porque lo ve él, sabe las reglas del juego y va a tomar una decisión totalmente argumentada".

Más noticias de: BÓVEDA