RCD / NOTICIAS

El Dépor regala a su afición la primera victoria de 2015

- Foto: Susi García -   La victoria por 1-0 ante el Athletic de Bilbao, con gol de Iván Cavaleiro, permite al Dépor estrenar 2015 del mejor modo, con tres puntos que le permiten mantener el pulso en la Liga y acercarse a la zona media de la clasificación.

04/01/2015 00:30

Para lograrlo el Deportivo presentó dos cambios con respecto al último encuentro liguero disputado en 2014 en Villarreal: Luisinho, que estaba sancionado en El Madrigal, relevó esta noche a Canella; y Pablo Insua al amonestado Sidnei.
 
El técnico del Athletic, Valverde, no podía contar con los sancionados Muniain y Aduriz, dos piezas fundamentales en el esquema de los 'leones'.
 
El partido arrancó sin dueño, con mucha precipitación en los dos equipos, que apenas consiguieron enlazar alguna jugada de peligro. Las pérdidas de balón eran constantes en ambos bandos, en un partido que casi parecía de pretemporada.
 
Las defensas se imponían a los ataques y los delanteros incurrían continuamente en fuera de juego, caso de Toché por el Dépor o el ex alavesista Viguera por los vascos.
 
En el minuto 23 se adelantó el Dépor. Álex colgó un balón en el área del Athletic, Cavaleiro se adelantó a los dos centrales bilbaínos, a los que cogió bien la espalda, y batió por bajo a Iraizoz. Este gol dejó tocado al Athletic, que apenas creó peligro en los minutos siguientes al tanto del internacional portugués.
 
Es más, el Dépor pudo aumentar su renta en el marcador en una gran jugada de Juanfran, que se marchó de dos rivales por el carril derecho, llegó hasta la línea de fondo y su pase atrás lo remató Juan Domínguez, libre de marca, muy alto.
 
El Athletic recurrió al balón colgado al área y a la envergadura de sus hombres de ataque, caso de Viguera, para intentar igualar el partido. De momento, sin fortuna.
 
La noticia mala de la noche fue la lesión de Fariña, que se vio obligado a pedir el cambio debido a unas molestias en los isquiotibiales de su pierna derecha, pendiente de evaluación médica en los próximos días.
 
Al descanso se llegó con victoria provisional deportivista.
 
El Athletic comenzó la segunda mitad con un cambio en su once (Iraola relevó a Susaeta) y con la firme convicción de arrinconar al Dépor en su área. La primera oportunidad de este segundo tiempo fue para Viguera, que cabeceó a las manos de Fabricio un balón colgado desde la banda zurda.
 
El Dépor trató de salir por velocidad, con Cuenca y Cavaleiro principalmente, y sorprender de nuevo a la contra a la zaga rojiblanca. Los pupilos de Víctor Fernández aguantaban sin agobio al rival. El Athletic apenas podía rebasar la barrera deportivista.
 
Valverde movió de nuevo el banquillo y dio entrada a Beñat por Mikel Rico y a Williams, que se situó como segundo delantero, por Unai López.
 
No obstante, había poca claridad de ideas. En el otro área, un gran pase de Juanfran dejó a Juan Domínguez solo ante Iraizoz. El canterano no pudo precisar el control del esférico que le hubiese dejado en una situación inmejorable para matar el partido.
 
Fue la última ocasión clara. Ambos equipos intentaron lo siguieron intentando hasta el último instante pero nada varió para que el Dépor hiciese el mejor regalo de reyes para la afición: una nueva victoria en Riazor que el público festejó de forma especial al término del partido.
 
Deportivo: Fabricio, Juanfran, Lopo, Insua, Luisinho, Alex Bergantiños, Juan Domínguez, José Rodríguez, Fariña (Cuenca, min. 34), Cavaleiro (Wilk, min. 89) y Toché (Postiga, min. 71).
 
Athletic Club: Iraizoz, Laporte, San José, Iturraspe, De Marcos, Ibai, Susaeta (Iraola, min. 46), Mikel Rico (Beñat, min. 67), Viguera, Balenziaga y Unai López (Williams, min. 74).
 
Árbitro: Undiano Mallenco, (C. Navarro). Amonestó a Unai López (min. 63) y a Juan Domínguez (min. 85).
 
Goles: 1-0, m. 23: Cavaleiro.
 
Incidencias: partido de la 17ª jornada de la Liga BBVA disputado ante 20.166 espectadores en  Riazor.