RCD / NOTICIAS

Gracias, Ánimo y Enhorabuena

Mi nombre es Nicolás y a pesar de que llevo ya veintisiete años en Madrid, he seguido, sigo y seguiré siempre al Deportivo, y, en estos momentos difíciles, no he querido dejar de enviar este mensaje a los responsables del club, desde su Presidente, Augusto César Lendoiro, hasta su Junta Directiva y todos los profesionales que trabajan en este Gran Club, y que en más de una ocasión, ya fuese directamente conmigo o con alguien de mi entorno, me han demostrado que trabajan bien.

28/05/2011 01:33

Y el mensaje que quiero dejar es doble: en primer lugar, de agradecimiento, por todo lo que el Deportivo me ha dado, sobre todo en estos veinte años irrepetibles. Veinte años durante los cuales me habéis hecho soñar, me habéis divertido, me habéis ilusionado, y, sin duda, me habéis emocionado, y mucho. Pero, lo más importante, es que me habéis enseñado que se puede competir con la grandeza que tienen los que saben ganar y gestionar esos momentos de victoria, y los que, como es ahora, están sabiendo ‘perder’ y gestionar esos momentos de ‘derrota’ como solo lo saben hacer las grandes personas y las grandes empresas, con honor, entereza y valentía.

Han sido veinte años, durante los cuales, muchos de los que estamos ‘lejos’, como yo, hemos paseado todos los días con orgullo nuestro Pin del Dépor en la americana de turno. Cambiando todos los días la americana, pero no el pin, ni la solapa, la izquierda, la del corazón, porque lo que este pin representa y me ha hecho sentir, llega mucho más lejos de lo que marcan los límites del deporte ni de cualquier marca, es un sentimiento y un cariño hacia un equipo que cada día nos hace estar más orgullosos de formar parte de él, demostrando, dentro y fuera del campo y en todos los sentidos, ser más que un equipo y más que un club, sabiendo estar con humildad a la altura de los más grandes del mundo y suscitando por ello los cariños y las simpatías de muchos no deportivistas, que en estos días nos están dando muestras de ese cariño y esa simpatía, consolando nuestro momentáneo dolor.

Y digo momentáneo dolor, porque mi segundo mensaje es de ánimo. Ánimo, para todos los que sois y estáis (Presidente, Consejo, Club, Afición…), sin los cuales esta vuelta a la Primera División se me antojaría muy complicada, y para todos aquellos que todavía quieran estar. Incluso, aquellos que enarbolando la bandera de su ‘amor’ por el Deportivo, se han encargado de que este momento, que quizás para una ciudad de 250.000 habitantes podría acabar llegando, se haya precipitado mucho más. Y no hace falta dar nombres, ni de personas ni de instituciones, porque, para nuestra desgracia, todos los conocemos. Pero quizás ahora, y probablemente sea más un deseo que una posible realidad, se empiecen a dar cuenta del mucho mal que hicieron al Deportivo y A Coruña, y algunos (no todos, pues los hay muy perdidos para la causa) entonen su ‘mea culpa’ particular y empiecen a poner su granito de arena para ayudar a devolver al Deportivo al sitio que este club, esta afición y esta ciudad se merecen, el de la Primera División.

Dicen los expertos en ‘crisis’, que en todas ellas siempre hay que buscar la oportunidad. No tengo ninguna duda de que vais a saber encontrarla, como la encontrasteis en el año 1988, cuando el club estaba en una situación mucho más delicada y dramática que esta, por eso, ni sé ni me atrevo a daros recetas, pues confío (confiamos) ciegamente en vosotros. Solamente os pido es que, a pesar de que os seguiréis teniendo que enfrentar a situaciones de desánimo, de ‘soledad’ y de injusta y hasta malévola incomprensión, por favor, no os desaniméis ni os rindáis. Vamos a ser muchos los que os vamos a apoyar en todo lo que podamos (y nos pidáis), en la cercanía o en la lejanía y de todas las formas posibles, tanto de las materiales: renovando mi carnet de Socio ‘Amigo’ y siguiéndoos, como he hecho hasta ahora siempre que pude, cuando os acercabais por Madrid: Real Madrid, Atleti, Getafe, Rayo, y,  ahora, por Valladolid, Salamanca….., y en las no materiales, que, aunque su efecto parezca que no suma, seguro que sí lo hace de alguna forma y, cuando menos, nos procura ese cariño y esa simpatía que siento por ser del Dépor, por cualquier parte de España por la que voy por mi trabajo, cuando las recorro y recorreré orgulloso (ahora, más que nunca) con mi pin del Dépor en la solapa izquierda (la del corazón) de la americana de turno….

Por último, y como ejemplo de las muchas muestras de ese cariño y de esa simpatía hacia el Dépor que estoy recibiendo de amigos que tengo por media España (Barcelona, Pamplona, Madrid, Cáceres…..), os paso un correo que he recibido de un amigo de Cáceres y que es del Real Madrid, que me ha emocionado un montón, pero no solo por ser mi amigo, que lo es sin duda y en estos momentos me lo demuestra mucho más, sino también me ha emocionado como aficionado del Dépor, pues es una muestra de esas personas, que de forma anónima y desinteresada quieren demostrar ese cariño y esa simpatía por el  Dépor, y quieren estar con nosotros en estos momentos tan difíciles.

Titula el correo “Enhorabuena”….

<
Si, lees bien. En el asunto he puesto enhorabuena. Porque eso es lo que hay que decir a un equipo como el superdepor (para mí siempre será el superdepor) que tiene esa afición, ese equipo y, sobre todo, ese presidente. ¿Cuándo el fútbol español hará un homenaje a este hombre? Para mí, el segundo Santiago Bernabéu es, sin duda alguna, Lendoiro. Hasta bajando a Segunda y hace ganar al Depor dinero, con el seguro que contrató hace años.
Lamentable el alcalde Losada, que ha dado la espalda al Depor durante todos estos años y que el sábado fue a ver el partido porque al día siguiente había elecciones (qué sinvergüenza). Normal que Negreira le haya barrido del mapa político. Se lo merece. El pueblo no es tonto y en A Coruña lo han demostrado.
Si el Depor hubiera tenido el apoyo del ayuntamiento, de la Xunta y demás instituciones, no le habría ocurrido lo que le ha ocurrido. ¿Cuándo se darán cuenta en Galicia que el Depor es el verdadero símbolo de toda Galicia? Es una pena que un adelantado a su época como Lendoiro haya estado más sólo que la una en la gestión de este club modélico. Es una pena que a los que saben llevar bien las cuentas se les castigue con el descenso.
En fin, querido amigo, no te llamé el otro día porque supongo que la pena era muy grande y no podrías hablar, pero quería que supieras que hoy soy más deportivista que nunca. Y que la próxima temporada todo el mundo va a ver lo que se pierde la liga española sin el superdepor. Ojalá sea un año de renovación y que, como el ave fénix, estoy seguro que el Depor resurgirá de sus cenizas.
Un abrazo.>>

Muchas gracias por escucharme un rato…. Y muchas gracias por todo…. ¡¡¡ Forza Dépor !!!
N.L.D.