RCD / NOTICIAS

Mollejo asegura que "estamos calmados, tranquilos"; y Bóveda dice estar "bastante poco preocupado por cómo está el equipo"

23/02/2020 18:53

Víctor Mollejo y Eneko Bóveda pasaron por la zona mixta del Estadio de La Romareda.

El atacante deportivista, autor del único tanto blanquiazul en Zaragoza, afirmó que tras esta derrota "estamos calmados, tranquilos, sabiendo que la racha iba a terminar. Hemos intentado ganar los máximos posibles. Estamos tranquilos ahora, sabemos que esto era una posibilidad. Ahora calma, con ganas de que llegue el próximo partido y volver a la senda de la victoria".

Opina que "hemos crecido hoy con balón en muchas situaciones del juego. Ofensivamente hemos ido un poquito más, la primera parte, a principios de la segunda. Es verdad que los errores nos han matado, sobre todo los de balón parado. El tercer gol es una consecuencia de la expulsión, con el 2-1 estábamos más hacia arriba. Estamos calmados, con la misma ilusión que antes de empezar el partido. Sabíamos que hoy era un partido difícil".

Está de acuerdo en que el Dépor no está teniendo suerte con los árbitros últimamente, aunque recuerda que "es un factor del juego. Pueden equivocarse o pueden acertar. La expulsión de Gaku para mí era evitable. Son situaciones del juego y no tenemos nada de que quejarnos".

En la acción en la que el internacional japonés ve la segunda amarilla, "para mí es jugada de amarilla pero viene precedida de una falta de Álex que es la que se tiene que pitar. Al final son decisiones del árbitro. Ha decidido que lo tenía que expulsar. Cuando se expulsa un jugador es porque no va a jugar un balón o por cosas asi. Para mí Gaku es el menos indicado para expulsarlo".

Cree que los cánticos ofensivos de la grada hacia él durante el encuentro "son un poco feos", si bien resalta que el Zaragoza "es un club 10, con una afición también muy buena".

Confiesa que la tarjeta amarilla que recibió hoy "es por una tontería y evitable. Llevo ya 9 amarillas. El otro día las estuve revisando y hubo muchas que se pudieron ahorrar. Es fútbol y ya está".

Finalmente Mollejo destaca sobre el ambiente de La Romareda que "todos los partidos que jugamos nosotros en ABANCA-RIAZOR se puede asemejar a lo que he vivido yo en Primera División. Me quedo con ABANCA-RIAZOR".

Por su parte, Eneko Bóveda opina que "en cuanto a rendimiento del equipo ha sido un buen partido en general. No creo que ni que ellos se hayan impuesto ni que nosotros nos hayamos impuesto con claridad. Hemos hecho méritos los dos para llevarnos el partido. Sobre todo hasta la expulsión de Gaku, porque luego se desvirtúa un poco lo que era la táctica del equipo. Estábamos obligados a dar un paso adelante con un jugador menos. Lo tengo menos en cuenta. Ahora lo que es el 11 para 11 he visto bien al equipo. Hacemos crítica de lo que es el origen de los goles. Estoy bastante poco preocupado por cómo está el equipo".

El defensor deportivista recuerda que en esta última parte de la temporada "el equipo es muchísimo mejor de lo que era, incluido este partido. Se va viendo con claridad lo que el equipo quiere hacer. Hoy en defensa, hasta la expulsión de Gaku, ha venido siendo parecido a lo que hemos hecho otras veces. Lo que pasa que uno concede balón parado cerca de su área porque defendemos cerca de nuestro área. Entonces está el ejercicio de darle toda la importancia del mundo al balón parado defensivo porque yo diría que es donde más cerca siento el gol en contra".

No cree Bóveda precisamente que el equipo esté haciendo mal la defensa de acciones a balón parado sino que "cuando uno decide posicionarse de una manera concreta en el campo, en la defensa, en nuestro caso con el bloque bastante bajo, lo que pasa pasa cerca de tu área; y tienes que mentalizarte de que igual que trae ventajas a la hora de defender porque tienes poco hueco a tu espalda y estás bastante protegido, en el balón parado el otro equipo tiene más oportunidades que tú. Entonces es el ejercicio ese de: asumimos que van a pasar cosas en forma de córners, faltas, balón parado y demás. Pero vamos a ser fuertes y cada balón tiene la máxima importancia".

Siente que tras la expulsión de Gaku "el partido se pone muy difícil. Estaba disfrutando en el campo. El equipo no se sentía incómodo respetando lo que ha hecho el Zaragoza y respetando que ellos son un buen equipo con bastante brillo en su parte final. Pero el equipo estaba bien. Y con resultado en contra, con 1 jugador menos, todo el mundo siente que el partido se te ha ido. La frustración viene de ahí. Tampoco he visto al equipo obsesionado con el arbitraje. Tal vez el otro día fuera más inquietante".

Precisamente de las actuaciones arbitrales prefiere mantenerse al margen: "Muchas veces el árbitro tiene incidencia directa en el resultado igual que una acción concreta decide muchas veces los 90 minutos. Partiendo de la base que para nada creo que haya una mano negra contra nuestro club, pienso que las acciones que te favorece con las que te penalizan también se compensan a lo largo del año. Poca crítica a lo que es el arbitraje".

Finalmente, califica el partido del próximo domingo 1 de marzo ante el CD Lugo en ABANCA-RIAZOR como "muy importante. Todos los partidos son importantísimos. Yo no miro tanto al corto plazo en el sentido de que pase lo que pase contra el CD Lugo, todavía habrá que remar mucho para conseguir nuestro objetivo. Lo más importante es seguir en la misma línea, sintiéndonos con confianza en el equipo pero al mismo tiempo con la humildad necesaria de saber lo que somos, lo que hemos venido siendo y no caer en el error de subestimar a nadie. Es uno de los pocos partidos en los que nos enfrentamos a un equipo que va por detrás de nosotros. Eso no nos tiene que afectar de ninguna manera psicológicamente en el hecho de subestimar al rival o creer que tenemos que hacer cosas que no sabemos hacer o que no son las mejores para llevar el plan de partido adelante".

Más noticias de: MOLLEJO, BÓVEDA