RCD / NOTICIAS

Mosquera, junto a Carlos Fernández, se rinde a su ídolo, Mauro Silva, en el DéporCampus que apadrina el brasileño

17/04/2019 19:27

Pedro Mosquera y Carlos Fernández pusieron un brillante colofón esta tarde a la 20 edición del DéporCampus Mauro Silva, que se desarrolló esta Semana Santa en las instalaciones del INEF de Bastiagueiro.

El mediocentro coruñés y el delantero sevillano cogieron el relevo de Vicente Gómez y Vítor Silva, protagonistas ayer martes; y de Yamamoto, Alba Merino y Teresa Abelleira, invitadas el pasado lunes.

La tarde arrancó, como es tradicional, con la protocolaria foto de familia, un recuerdo que muchos de los niños y niñas conservarán en la memoria toda su vida, ayudados por las cámaras de los teléfonos móviles de sus familias.

A continuación, los futbolistas blanquiazules, acompañados por Roberto Taibo, director del DéporCampus Mauro Silva, se sometieron en el salón de actos a la siempre divertida tanda de preguntas a cargo de los niños y niñas, esta vez con muchos de los padres asistentes también a una inusual rueda de prensa.  

La lluvia no rebajó ni un ápice las emociones tanto de los 80 niños y niñas participantes como de los dos invitados, especialmente Pedro Mosquera, que confesó a los presentes que su gran ídolo futbolístico es precisamente Mauro Silva, uno de los grandes capitanes que tuvo el Dépor a lo largo de toda su historia.

Sin duda, el genial centrocampista brasileño es todo un referente para varias generaciones de coruñeses y de deportivistas que, como Pedro Mosquera, soñaron desde niños con defender la camiseta del Real Club Deportivo. 

Sueño que acaba a veces en pesadilla: "Lo peor del fútbol es bajar a Segunda, y más siendo de aquí", dice el centrocampista coruñés, ansioso por celebrar un ascenso con el  Dépor, porque "es una alegría enorme".

Pedro Mosquera explicó a los peques su trayectoria deportiva, que arrancó en su colegio, el Santa María del Mar, y continuó en el Galicia Gaiteira de A Coruña, justo antes de defender como alevín la camiseta del Dépor en el torneo de la Fundación El Larguero de Brunete.

Por su parte, Carlos Fernández desveló que fue su abuelo el que le inculcó su pasión por el fútbol: "Me regaló un balón cuando era pequeño". El sevillano cuenta que, además del equipo de su pueblo, Castilleja de Guzmán, su carrera desde los 8 años se desarrolló en el Sevilla FC, club al que pertenece. Eso sí, guiña un ojo al Dépor ante el aplauso de la sala: "Ojalá pueda seguir aquí el año que viene".

La firma de postales, camisetas, pantalones, zapatillas, balones... puso el punto y final a la participación de los dos deportivistas en la presente edición del DéporCampus Mauro Silva.

La Fundación Real Club Deportivo organiza actividades siempre que los más pequeños están de vacaciones. Es el caso de los DéporCampus Cabreiroá y, en esta semana santa, junto a la Universidade da Coruña, también del DéporCampus Mauro Silva. Entre las actividades de Ordes, Dumbría y el INEF de Bastiagueiro, 150 niñas y niños vivieron de una forma diferente estos tres días antes de los festivos.