RCD / NOTICIAS

28/10/1944 - 28/10/2014: Riazor cumple 70 años

Tal día como hoy, hace 70 años, se inauguraba el Estadio Municipal de Riazor en un partido como el disputado hace una semana ante el Valencia, aunque con distinto resultado: 2-3. El, por aquel entonces, nuevo Riazor, sustituía al viejo campo del mismo nombre situado donde se ubica actualmente el colegio de las Esclavas. Siete décadas después Riazor nada se parece a aquel recinto diseñado por el arquitecto Rey Pedreira, habiendo cambiado poco a poco su fisonomía para adaptarse a los tiempos y a las necesidades de su principal inquilino, el Real Club Deportivo.

28/10/2014 22:33


El coste de la construcción del estadio sobrepasó en su día los cinco millones de pesetas (30.000 €) y su estética reflejaba un diseño típico de la arquitectura monumentalista de la Alemania de entreguerras. El Dépor pasaba así de jugar en un campo modesto a uno de los más grandes de España. El recinto ocupaba 39.325 metros cuadrados y su terreno de juego era más grande que el actual -105 por 74 frente a 105 por 68-. Su capacidad fue la más alta de toda la historia con 37.000 espectadores sentados y 60.000 de pie. Estas cifras dan idea del monumentalismo de Riazor, el cual se acentuaba por varios elementos singulares.
 


Uno de ellos, la larga columnata con arcadas a modo de fachada que enfrentaba la playa de Riazor; otro lo era el propio diseño del estadio, con pistas de atletismo y forma de herradura a la manera de los recintos clásicos. La llamada grada elevada, situada en el lugar de la actual Preferencia, fue una de las mayores de España en su día. Las viejas fotografías de Riazor permiten ver unas celosías cruciformes que cerraban las gradas y que aún se conservan en la parisina pista central de tenis de Roland Garros. Por último un gigantesco obelisco de más de 45 metros resaltaba de esta forma el eje axial del campo.La Torre de Marathon no era sino un mirador para seguir en panorámica las pruebas atléticas, fundamentalmente el maratón que se disputaba por la ciudad y finalizaba en el estadio.
 


Riazor era un recinto enorme para la propia Coruña, pues en sus gradas cabía la mitad de sus 120.000 habitantes. De hecho en la temporada 1946-47 Riazor fue la sede de la final de Copa entre el Real Madrid y el Espanyol (2-0).
 


Con motivo del Mundial de 1982, el Estadio sufrió su primera gran remodelación, justificada por la necesidad de ampliar el aforo. Perdió su encanto original y las pistas de atletismo se vieron limitadas a seis calles, lo que condicionó a partir de ese momento su uso para competiciones de carácter internacional. Ya en la temporada 83-84 el Ayuntamiento y el Deportivo acordaron, a través de un convenio, la cesión del Estadio por un período de cincuenta años, al precio simbólico de una peseta anual.
 


En el año 2000 este acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento y el Deportivo fue revisado ajustándose a los nuevos tiempos y a las necesidades del Club y de la ciudad. El Estadio de Riazor había sido remodelado a lo largo de la década anterior, perdiendo su forma de herradura, acercando el fondo de Marathon al terreno de juego y construyendo otro simétrico enfrente, el de Pabellón. Además de la construcción de estas gradas, el estadio tuvo que adecuarse a la normativa de la UEFA para que el equipo participase, por primera vez, en la máxima competición europea, la Liga de Campeones.


Desde entonces, escalonadamente, el Club ha ido acometiendo otras mejoras, como la construcción de los Palcos VIP. En las últimos meses se han iniciado obras para, poco a poco, mejorar la comodidad de todos los aficionados que acuden al estadio para seguir disfrutando, como desde hace 70 años, de la gran cita con su equipo: los partidos que el Dépor juega, desde el 28 de octubre de 1944, en el Estadio Municipal de Riazor.