RCD / NOTICIAS

La Xunta apoya al Olivo de Vigo de fútbol femenino, omite al Dépor y se olvida del Karbo Deportivo

La Xunta de Galicia sacó hoy jueves una nota pública en su página web oficial Deporte Galego en la que muestra su apoyo incondicional al Club Olivo de Vigo, que acaba de ascender a la Superliga femenina. La primera institución gallega no hace referencia en ningún momento a un acontecimiento deportivo que se va a vivir este sábado en A Coruña y del que estarán pendientes la mayoría de los gallegos de Galicia y de fuera de nuestra frontera, el partido del Deportivo ante el Valencia. Una de las finales disputadas por el Karbo

19/05/2011 23:36

Desde hace muchos años, el Real Club Deportivo paseó la bandera de Galicia por España y por toda Europa en la mejor competición de clubes del mundo, la Liga de Campeones; y la Copa de la UEFA. Este detalle parece no ser relevante para la Xunta de Galicia.
 
Pero es que además comete una grave incorrección histórica la Xunta en la citada nota de prensa dedicada al Olivo vigués. Se dice en dicha nota que el ascenso de este club vigués supone que "é a primeira vez que Galicia conta cun equipo na máxima categoría do fútbol femenino".
 
La Xunta, y por extensión la Secretaría Xeral para o Deporte Galego, se olvidan (¿quién sabe si de forma intencionada?) del Karbo Deportivo, un equipo femenino que perteneció al Real Club Deportivo desde la temporada 1980-81 a la 84-85 y que se proclamó campeón de España en cuatro ocasiones en esas cinco temporadas, con futbolistas geniales como Lis Franco (hija del mítico deportivista Rafael Franco), Geli, Inma, también a la postre internacionales.
 
En la campaña 1980-81, el Karbo Deportivo doblegó en la final disputada en Tarragona al Risco de Las Palmas (2-1). El segundo entorchado llegaría en la temporada 82-83, con triunfo 4-1 sobre el Porvenir. Al año siguiente, nuevo título, esta vez ante el Ama Sorranza en una final de ida y vuelta: derrota en la ida (1-2) y triunfo en A Coruña en la vuelta (4-2). Por fin, en la campaña 84-85 fue el Barça la víctima de la calidad de las coruñesas (2-2) y alirón en la tanda de penaltis. Cuenta Lis Franco, emblema del fútbol gallego, que Riazor registraba entradas de 5.000 y 6.000 espectadores. Auténticos ídolos para los niños y niñas de aquella época, olvidadas ahora por la Xunta de Galicia.