RCD / NOTICIAS

El Atlético Mineiro canta y baila alrededor del Conde de Fenosa

La victoria del Atlético Mineiro de Belo Horizonte contra el Deportivo por 2-4 en el partido final del VIII Trofeo Conde de Fenosa se hizo a ritmo de Samba. Samba por el artístico y vigoroso juego desplegado contra los deportivistas, pero samba también porque los brasileños se quedaron impresionados por la magnificencia del Trofeo Conde de Fenosa. Tanto fue así que en el campo, y fundamentalmente en el vestuario, se dedicaron a cantar y a bailar en torno al bellísimo trofeo.

30/08/1976 12:56

El Deportivo había dado la talla e incluso logró igualar un 0-2 adverso al finalizar la primera mitad con goles de Piris y Piño. La única mancha había sido la poca afluencia de público, que obligó a repensar la misma continuidad del Torneo.

Ayer venció en la final al Deportivo, por 4-2

EL ATLÉTICO MINEIRO, DE BRASIL, GANÓ CON JUSTICIA EL VIII TROFEO “CONDE DE FENOSA”

R.C.DEPORTIVO: Buyo; Pardo, Piris, Belló; Piña, Albino; Piño, García, Castro, Núñez y Pousada.

ATLÉTICO MINEIRO: Ortiz; Marcio, Ventuir, Getulio; Teninho, Dionisio; Cafuringa, Alfredo, Reinaldo, Paulo, Isidoro y Ángelo.

Tanto su labor en el partido de presentación contra el Celta, como en la de ayer frente a nuestro Deportivo, el C.Atlético Mineiro de Belo Horizonte, demostró que no había la menor exageración cuando se publicó su historial, y sus triunfos sobre el Cruzeiro. Se trata de un equipo extraordinario, no sólo con ese dominio de la “bola”, con ese malabarismo, con esa intuición propia de los conjuntos del Brasil, sino con una gran fortaleza física, con precisión también en el pase largo, con velocidad en las arrancadas y con un disparo durísimo, del que son claro ejemplo los dos últimos goles que le encajó al once coruñés.

Claro que para contrastar esta valía, el Atlético Mineiro tenía que enfrentarse a alguno de los equipos punteros del fútbol español, pues ni el Celta ni el Deportivo son buenas piedras de toque para las reales posibilidades de las huestes de Barbatana. Pero, de todos modos, es un verdadero deleite contemplar estas rítmicas evoluciones de los “mineiros” que tejen y retejen el fútbol en espera de la arrancada, de la penetración velocísima, para coronarla con fuerte disparo.

Y eso que ayer el Deportivo jugó, sobretodo en el primer tiempo, con las máximas precauciones, cerrándose prudentemente, de modo que, además del marcaje de cerca de los jugadores que se consideraban clave, se cubrían huecos para evitar esas electrizantes penetraciones, por lo que, sin duda, éstas menudearon menos de lo previsible, en caso de pretender jugarles de tu a tu.

-No hay que rasgarse las vestiduras.

Nuestro Deportivo perdió –y es natural- ante tal equipo, que es netamente superior al nuestro y a todos los que tengan que enfrentarse al coruñés en la Liga que está a punto de comenzar.

Pero este 2-4 de la final del VIII Trofeo “Conde de Fenosa” no puede suponer que ninguno de los escasísimos seguidores blanquiazules tengan que rasgarse las vestiduras, si contemplamos la distancia de los mejores cuadros del mundo y el coruñés.